La oferta gastronómica francesa

Ratatouille es una de las recetas más representativas de Francia.

Desde 2010, la gastronomía francesa o gala, como también es conocida, forma parte del patrimonio cultural inmaterial de la Unesco. Esta organización califica la cocina francesa como “una comida festiva en la que los comensales reunidos practican el arte del buen comer y del buen beber”. Esto, porque en Francia el vino es considerado como “el mejor amigo” de la gastronomía, ya que realza el sabor de los platos. La cocina francesa se distingue por su variedad, en cada región del país se encuentra una cultura culinaria distinta, lo que da lugar a platos muy distintos entre el norte y el sur, el este y el oeste.

Entre los principales productos y platos que destacan en la cocina francesa están los vinos, los quesos y los panes, que suelen ser el aperitivo más común en la ciudad. Asimismo, se utilizan papas, puerros y nabos. Mientras que las frutas más utilizadas, tanto para platos salados como dulces, son las ciruelas, melocotones, uvas y peras.

Las carnes como el pavo, pollo, cerdo, conejo y venado se elaboran de forma guisada y asadas; en cuanto al pescado, la especialidad son las preparaciones con truchas, mejillones, ostras y camarones.

Para degustar platos como “aligot”, “quenelle”, “cassoulet”, “fondue de queso”, “ratatouille”,“salade niçoise”, “magret de canard”, “merluza al beurre blanc”, “quiche lorraine”, “vichyssoise”, “galette” , “foie gras”, “confit de pato”, “bullabesa”, “tartiflette”, “racletteFlammkuchen y “baeckeoffe, aquí en el país se encuentran los restaurantes franceses Elysee Café Bistro Francais y Pat’e Palo, entre otros.